Rio Nevado

Taras genéticas oculares

La detección de taras genéticas en la cría moderna de razas caninas es hoy día una necesidad perentoria ante la alta incidencia de algunas enfermedades que ocasionan graves consecuencias en los perros afectados y sus dueños. Así la displasia de caderas, codo, cataratas, APR, displasia del ángulo irido corneal...
La detección de estas taras, debe realizarse antes de reproducción, para evitar la transmisión genética del defecto.
La presentación de la mayor parte de estas afecciones es de forma hereditaria recesiva (APR), lo que implica que el perro afectado es homocigotico afectado doble. La presencia de un gen afectado y otro sano (heterocigótico) normalmente no ocasiona enfermedad, aunque si es portador de anomalía. Por el contrario el homocigotico sano, no tiene alteración genética y no puede presentar ni transmitir esta forma de APR.

CATARATAS.
Las cataratas más frecuentemente observadas, tienen un patrón de herencia dominante de penetración incompleta, pudiendo ser uni o más frecuentemente bilaterales, generalmente poco progresivas aunque en determinadas ocasiones pueden ocasionar ceguera. Si bien en ocasiones pueden presentarse en edades muy tempranas, a veces aparecen entre 1 y 3 años de edad. El examen con la lampara de hendidura y preferentemente en midriasis, puede poner de manifiesto perros afectados en un grado mínimo.

DEGENERACION DE CONOS Y BASTONES (APR).

La APR es una afección frecuentemente diagnosticada en cualquier raza canina, incluso en mestizos, si bien es más frecuente en determinadas razas: Cocker Spaniel, Cocker Americano, Caniche, Teckel, Labrador, Golden, Schnauzer Miniatura...
La afección esta ocasiona una degeneración de fotoreceptores de forma progresiva que lleva a la ceguera total; se transmite de forma recesiva y los signos clínicos, pueden presentarse en diferentes edades en diferentes razas, así el Labrador puede manifestar los primeros signos clínicos a los cuatro años de edad, con perdida inicialmente de la visión nocturna para perder por último la visión diurna.
El diagnostico clínico de la enfermedad de forma temprana, puede realizarse mediante el examen electrofisiológico (ERG) ya a los 18 meses de edad, observandose disminución de las respuestas en condiciones escotópicas (estímulo azul de fotoreceptores ). El examen genético, detecta de forma precoz, la presencia del gen afectado, con un margen alto de fiabilidad. Optigen, Antagene, VHLGenetics. en el Labrador.

Las limitaciones para cada una de las pruebas existen. En el electroretinograma no se pueden detectar alteraciones en edades tempranas ya que la función retinal es inicialmente normal y solo con el inicio de la degeneración de bastones puede evidenciarse. Las pruebas genéticas, igualmente tienen sus límites en las diferentes mutaciones que se puedan ocasionar.
Ninguna prueba confiere un 100% de fiabilidad para descartar APR.

Artículo escrito por el Dr. Villagrasa

Como ven los perros

En las imágenes que mostramos a continuación podemos ver la diferencia entre la visión humana y la canina.

Rio Nevado-Vision humana
Visión humana

Rio Nevado-Visión canina
Visión canina

Néstor Ruiz-Rivas y Arantxa Oteiza - (+34) 689 221 420 - (+34) 647 659 055 - ccrionevado@gmail.com

© 2009 Rio Nevado Labrador Retriever, Golden Retriever y Beagle